Obispo Juan Ormeño Lagos

obispo-pre 

La amada IGLESIA UNIDA, ha caminado por 47 años de la mano del maestro. Esta iglesia nació en el corazón de Dios, aun en contra de toda voluntad y designio humano. Nació, para los hombres, como casi una coincidencia o producto del rechazo, pero para Dios y para los hombres visionarios, nació por la divina gracia y voluntad del altísimo. Dios eligió a un guerrero de la fe, un baluarte quien se abrió camino, en medio de la oposición y la crítica. Pero como Dios estaba con él, nadie le pudo hacer frente. Dios eligió a nuestro amado obispo Carlos San Martín Pulgar, para ser el fundador de esta amada iglesia. Él fue quien le dio sustento espiritual a cada siervo que fue formando parte de las filas de nuestra iglesia. Él fue quien recorrió de norte a sur, predicando, enseñando, exhortando y animando a las pequeñas e incipientes iglesias que estaban naciendo. Él fue quien nos dio una palabra profética, inspirada y visionaria. Hoy, damos gracias a Dios por haber escogido a un hombre de tal magnitud espiritual, pues llevó a la IGLESIA UNIDA, a una estabilidad y firmeza pocas veces vista.

 

El tiempo pasó, y Dios en su divina providencia, decidió que era hora de volar. Fue así, como en mayo de 2008, la IGLESIA UNIDA, lloró la partida de su patriarca. Extrañamos su voz, su dinamismo, su alegría, su palabra ungida y su visión espiritual.

 

Pero la iglesia, siguió orando, siguió esperando a que el cielo se abriera y diera consuelo y respuesta a tantos corazones que aman verdaderamente la obra.

 

Ese mismo año 2008, Dios dio respuesta, regalando un presidente quien, en un período de transición dirigiera espiritual y administrativamente a esta amada. Profecías, sueños, palabras visionarias, fueron la tónica previa a esta elección.

 

Pasaron cuatro años de servicio, arduo trabajo, luchas y alegrías, victorias y oposición, pero en todo momento, la poderosa mano de Dios fue confirmando y bendiciendo esta obra. La iglesia creció, se fortaleció. Nacieron nuevas iglesias y ministerios confirmados por el cielo.

 

Es así como llegamos al día 25 de julio de 2012, en donde el presbiterio, dirigido por el Espíritu Santo, debía elegir al nuevo obispo vitalicio, o en su defecto, a un nuevo presidente quien debía gobernar por cuatro años más. Como siempre, los que aman a Dios y su obra, los que se dejan guiar por el Espíritu y no por sentimientos carnales, oraron, ayunaron, clamaron y lloraron al cielo por una categórica respuesta.

 

Dios habla con sus hijos, les revela sus planes, les muestra el camino. Habló mediante sueños, profecías y también habló por una confirmación de cuatro años de victoria. Es así, como con lágrimas de gratitud, emoción y gozo, recibimos la respuesta: EL PRESBITERIO, GUIADO POR EL ESPIRITU SANTO, ELIGIÓ AL NUEVO OBISPO DE LA IGLESIA UNIDA, PASTOR JUAN ORMEÑO LAGOS.

 

En un ambiente de calidez espiritual, de armonía, y por sobre todo, de presencia de Dios, se vivió aquella mañana, en que el destino de la Iglesia del Señor se decidía.

 

Dios eligió a un hombre conforme a su corazón.

 

Llegó a la iglesia a los 6 años, y desde esa tierna edad, amó a Dios, quien pasó a ser su padre y amigo. Fue un niño especial: a los 9 años, en una escuela dominical recibió una profecía hablada en lenguas, por un siervo de Dios, quien le dijo que en el cielo ya estaba elegido como pastor.

 

A los 14 años hizo su primera predicación.  A los 17 años se convirtió en uno de los oficiales más jóvenes.

 

A los 24 años, Dios cumplió su promesa dada a los 9 años, y fue honrado como pastor, nominado por nuestro obispo Carlos San Martín, en la que se denominaría 2ª iglesia de Linares. El inicio del ministerio fue de luchas, pruebas, persecución y burlas. La primera iglesia fue una ramada, y los asientos eran trozos de troncos, pero allí estaba Dios. Muchas veces la iglesia fue amenazada, los enemigos se levantaban, pero nuestro pastor siguió predicando la palabra, regándola con una vida de oración, integridad y rectitud, amando y perdonando. La obra creció y recibimos palabra profética de nuestro amado obispo. Había que seguir creciendo. Construyan un templo dos veces más grande, pues viene mucha gente, y así fue. La palabra dada se cumplió con fidelidad. Un templo matriz y 14 locales, y una iglesia noble, fiel, esforzada, visionaria y trabajadora, es el resultado de una profecía, y un hombre íntegro. Cada sueño que Dios puso en nuestros corazones, Él los cumplió a cabalidad. Nuestro pastor sembró esto en nosotros: LO MEJOR ES PARA DIOS. LA EXCELENCIA ES PARA ÉL. CUANDO USTEDES LE HONREN, ÉL LES HONRARÁ.

 

Hoy el cielo ha hablado, y ha dado a conocer, lo que ya estaba escrito desde antes.

 

 ¿Podremos luchar contra lo que Dios designó?

 

Honramos la memoria de nuestro amado obispo Carlos San Martín. Por siempre estará en nuestros corazones, y muy pronto será el re encuentro en las calles de oro.

 

“POR JEHOVÁ SON ORDENADOS LOS PASOS DEL HOMBRE, Y ÉL APRUEBA SU CAMINO”

 

DIOS GUARDE A LA IGLESIA UNIDA METODISTA PENTECOSTAL

 

Últimos Articulos

  • Lección Domingo 19 y 26 de Noviembre del 2017
    Hermanos y amigos, por algunas tareas ministeriales no estaré muy conectado, por lo cual, les comparto la guía para las Escuelas Dominicales de los domingos 18 y 26 de Noviembre…
  • Lección Domingo 12 de noviembre del 2017
    Título: Abraham, justificado antes de la circuncisión Lección: Romanos 4:9-15 Texto: Gálatas 3:11 Domingo 12 de Noviembre 2017 INTRODUCCIÓN: Siendo la circuncisión un ritual tan importante en la religión judía,…
  • Lección Escuela Dominical 05 de Noviembre del 2017
    Título: Abraham, justificado por la fe Lección: Romanos 4:1-8 Texto: Gálatas 3:6-7 Domingo 05 de Noviembre 2017 INTRODUCCIÓN: Habiendo establecido, en el análisis que Pablo hace respecto de la culpabilidad…

Sitios de Interés

Contáctenos

Fono (56-2) 2 738 28 38

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

facebook 32 twitter 32 youtube 32 vimeo 32